MONATERIO DE ACIVEIRO. SILLEDA. PONTEVEDRA

Diapositiva07

¡¡Eso, eso..!! Volvemos al conocimiento de uno de los MONASTERIOS mas interesantes de la GALICIA eclesial de siempre. No se requiere esfuerzo especial para resaltar estas joyas de la historio patria. Hago “copy_paste”, –con pocos añadidos–, a través de “arteguías.com”, que publica en “FEEDLY”. Con mi agradecimiento, y el propósito de admirar en directo, si puedo.

Monasterio de Aciveiro
Imponente iglesia del Monasterio de Aciveiro

Situado al suroeste de la importante localidad de Silleda, la iglesia de de Aciveiro constituye uno de los mejores ejemplos del románico gallego, especialmente de la provincia de Pontevedra.
La citada iglesia parroquial de Aciveiro perteneció al Monasteriocisterciense de Santa María de Aciveiro (o de Acibeiro) fundado en el siglo XII (es monumento histórico artístico de carácter nacional) y que desaparece como tal tras la desamortización de Mendizábal.
Iglesia abacial del Monasterio de Aciveiro: capitel interior románico
El resto de dependencias monacales sirven en la actualidad como local de hostelería, tras su restauración.
Iglesia del Monasterio de Aciveiro
Existen dudas de cuándo este monasterio se sumó a la orden del Císter. Debió ser el algún momento del siglo XII o a comienzos del XIII, pero diversos estudiosos no se ponen completamente de acuerdo en la fecha concreta.
En un muy interesante el edificio románico de la iglesia por una serie de particularidades que le hacen bastante especial con respecto a otros templos monásticos cistercienses de Galicia.
Cabecera
Dicha iglesia tiene planta basilical de tres naves y una potente y vistosa cabecera de tres ábsides, siendo el central mucho más grande y de planta poligonal (como en la no muy lejana Colegiata del Sar de Santiago de Compostela). El muro exterior de este ábside principal se articula mediante columnas que ocupan los vértices y con ventanas en el centro de cada paño. Los arcos de estas ventanas están muy decorados, incluso llevando esculpidos relieves de animales. Los capiteles son mayoritariamente vegetales pero observamos dos con animales. Uno presenta una serie de aves superpuestas y, el otro, dos leones enfrentados.
Capitel con leones
El alero está decorado con una cenefa de rombos, mientras que los canecillos se alternan con metopas de florones y cruces.
Alero con canecillos, metopas y los capiteles de las columnas entregas
Los absidiolos también son extraños pues no llegan a ser de planta completamente semicircular, al menos al exterior, aunque sí al interior.
En el muro norte se conserva la única puerta de la antigua fábrica románica que llegó a nuestros días. Es bastante pequeña, lo que desentona en relación al enorme volumen de la iglesia. Se compone de dos series de arcos y columnas, una de ellas estriada, y capiteles historiados. Las arquivoltas se adornan con cadenas, estrellas caladas, flores y ajedrezado.
Puerta del costado norte
Por el contrario, nada se conserva del periodo románico en la fachada occidental pues fue completamente reformada a finales del siglo XIX.
En el interior, Santa María de Aciveiro es una espaciosa iglesia de tres naves, de planta basilical, siendo la central de más anchura que las colaterales.
Ábside lateral
Los pilares cuadrados (no cruciformes) con columnas adosadas que sujetan los arcos formeros tienen distintas combinaciones. Dichas columnas llevan mayoritariamente capiteles vegetales que recuerdan algunas de las cestas vistas en la seo compostelana. Los arcos formeros son de perfecto medio punto, pero ligeramente peraltados en sus arranques.
Entre los capiteles figurados hay uno que, por vistosidad, llama la atención sobre el resto: una pareja de enormes leones, cuyo tamaño alcanza el extremo superior del cimacio del propio capitel en que fue esculpido.

Una de los aspectos más interesantes de la iglesia del Monasterio de Aciveiro es que por encima de los muros de los arcos formeros corre un falso triforio, como en unas pocas iglesias orensanas. El llamado “falso triforio” es un segundo nivel del alzado que se asienta sobre el primer nivel de los arcos formeros. Está constituido por vano bíforos con parteluz, que recuerdan ligeramente a los de la catedral compostelana, pero si constituir un auténtico triforio ni tribuna, puesto que no hay abovedamiento ni piso sobre las naves laterales.
Aciveiro: falto triforio
Se trata por tanto, de un sistema elegante, sencillo y vistoso de ampliar la altura y el espacio diáfano de la iglesia (puesto que tal sistema amplía la altura de las naves, tanto la central como las laterales, pero no corre el riesgo de desplome por la techumbre de madera que soporta.
Los ventanales de los muros laterales llevan arquivolta de medio punto sostenida dos columnas con capiteles, muchos de ellos historiados.
Es evidente que esta iglesia de Aciveiro copia elementos propios de la catedral de Santiago de Compostela, y que son poco o nada comunes a la arquitectura cisterciense que se erige en Galicia, de tal manera que el edificio debe ser anterior a la entrada de su comunidad en la Orden del Císter.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s