MONASTERIO DE SANTO TORIBIO DE LIÉBANA

Diapositiva03.jpg

Un “sitio” impresionante. Que visitamos en dos o tres ocasiones, en familia, en los años ochenta. Hoy, encontrados estos datos en “arteguías.com”, mediante “feedly”, los utilizo, con ligeras modificaciones personales, para este “post”.

Monasterio de Santo Toribio de Liébana (Cantabria)

Introducción
El Monasterio de Santo Toribio de Liébana es un cenobio cántabro antiquísimo, cuyos orígenes se remontan a época visigoda (siglo VI).
Monasterio de Santo Toribio de Liébana (Cantabria)
En la actualidad Santo Toribio es un monasterio ocupado en la actualidad por una pequeña comunidad de franciscanos. Se ubica en el municipio de Camaleño (Liebana, Cantabria), muy cerca de Potes, en un paraje montañoso de gran belleza, a los pies de la montaña de la Viorna y frente a la cordillera de los Picos de Europa.
Valle de Liébana y los Picos de Europa
En su entorno pueden verse varios oratorios y ermitas. El monasterio ha pasado a la historia de las artes librarías porque fue aquí donde, en el siglo VIII, el monje Beatus redactó sus obras, entre las cuales destacan los Comentarios al Apocalipsis de San Juan.
Página de uno de los beatos
Historia
Aunque el edificio actual comenzó a construirse en torno al año 1256, la fundación del monasterio parece que se remonta al siglo VI, cuando el obispo de Palencia Santo Toribio decidió retirarse allí a pasar los últimos años de su vida.
El Gótico Primitivo de Santo Toribio de Liébana. Cantabria
Este cenobio fue después importante monasterio en época del Reino de Asturias. Concretamente en el siglo VIII, durante el reinado de Alfonso I (739-757) se trasladaron los restos del obispo Toribio de Astorga, que vivió en el siglo VIII, y que trajo, de su peregrinación a Tierra Santa, la reliquia del “Lignum Crucis”, el mayor trozo de la Vera Cruz conocido, y uno de los pocos que la Iglesia Católica admite como verdadero. No está claro cuál es el origen del monasterio, sobre su fundación sólo nos han llegado leyendas.
RIncón del monasterio
En un primer momento se adscribió a la protección de San Martín de Turieno o de Tours, y no sería hasta el siglo XII cuando la comunidad benedictina cambió su protección a Santo Toribio.
Monasterio de Santo Toribio de Liébana: pórtico de acceso al claustro
Como veremos más adelante, además de su valor religioso y artístico este lugar, este lugar ha quedado registrado en la historia porque en el siglo VIII, Beato de Liébana, abad de este monasterio, escribió los trascendentales “Comentarios al Apocalipsis”.
Beato escribió sus "Comentarios" en Santo Toribio de Liébana
Secuencia constructiva de la iglesia
El edificio actual es una sucesión de las diferentes campañas constructivas acaecidas a lo largo de los siglos. En el año 1256 el cartulario del monasterio se indica que el edificio se estaba construyendo de nuevo, y de esos años debe de ser la construcción de la iglesia actual, que debió de sustituir a la fábrica románica.
Las excavaciones que se han realizado han concluido que la iglesia anterior, quizás construida en el siglo XII, debía tener una sola nave, con un ábside semicircular, y un claustro adosado al muro norte. En un nivel inferior, aparecieron restos de una construcción prerrománica, que seguramente se correspondan con la primitiva iglesia del siglo VIII.
El templo actual
En 1256 se decide levantar el actual templo de un gótico incipiente que más bien muestra características cistercienses evolucionadas.
Se trata de una iglesia que tiene cierta monumentalidad. Tiene tres naves y cabecera formada por tres ábsides poligonales (hemidecagonales) y un crucero que no sobresale en planta.
Cabecera del templo actual
La nave central es más ancha y alta que las laterales. Las tres se cubren mediante cuatro tramos de bóvedas, sexpartitas en las naves laterales y de crucería con ocho plementos la central, y cuyo peso es contrarrestado gracias a los contrafuertes exteriores.
Interior de la iglesia
Los diferentes tramos de la bóveda se separan por medio de arcos fajones apuntados, que descansan sobre molduras que funcionan a modo de capiteles, bajo los cuales hay pilares cuadrados con medias columnas adosadas, que se separan por medio de arcos perpiaños apuntados. En el hastial occidental, a los pies de la iglesia, se levanta una torre prismática, encima del coro, cubierta con bóveda de crucería.
Ventanal gótico del ábside
De los añadidos posteriores queda el claustro construido en 1669 del que nos ocuparemos más adelante.
Las puertas de la iglesia
Dos puertas de tradición románica arcaizante (la principal y la del Perdón) se abren en el muro meridional, que aunque suele decirse que pertenecen a la iglesia anterior románica bien pudiera pertenecer a esta nueva campaña del XIII, pues la tradición románica persiste a lo largo de todo este siglo. Además los motivos de los capiteles son más bien góticos.
Monasterio de Santo Toribio de Liébana: las dos puertas de la iglesia
La puerta principal
La portada principal es la situada a la izquierda. Es una portada sencilla, constituida por un arco de apuntado rodeado de cuatro arquivoltas con forma de arcos de medio punto. La exterior descansa sobre una imposta, y las otras tres apoyan sobre columnas con capiteles con decoración figurada, único lugar de toda la portada en el que se pueden ver formas escultóricas.
Columnas del lado derecho de la puerta principal
En el grupo de capiteles situado a la izquierda puede verse dos cabezas de ángeles separadas por un escudo con dos llaves cruzadas en forma de aspa, y un águila a punto de echar el vuelo.
Puerta principal: capiteles del lado izquierdo
La parte de la derecha se conserva mucho peor, pero todavía puede verse una cabeza de un hombre, hojas de parra, y algún animal cuya forma resulta difícil de identificar.
Capiteles del lado derecho
La puerta del Perdón
Junto a la portada principal, a la derecha, se encuentra esta otra portada, que tan sólo se abre los años jubilares, y cuyo nombre hace referencia al perdón de los pecados que se otorga a los peregrinos.
Monasterio de Santo Toribio de Liébana: Puerta del Perdón
Desde el mismo momento de su construcción, el monasterio fue lugar de peregrinaciones, para venerar los restos del santo obispo, y de las reliquias sagradras.
Puerta del Perdón
Junto con Jerusalén, Roma, Santiago de Compostela y Caravaca de la Cruz, el monasterio de Santo Toribio tiene el privilegio de celebrar el año jubilar. Esto obedece a una bula papal otorgada en el año 1512 por Julio II (1503-1513), por medio de la cual establecía indulgencia plenaria de una semana a todos los peregrinos que llegaran los años en los que la fiesta del patrón (16 de abril) coincidiera con un domingo.
Una de las portadas de tradición románica de Santo Toribio de Liébana. Cantabria
Quizás la construcción de la portada del Perdón sea un poco anterior que la de la portada principal, aunque su estructura es bastante similar. Está constituida por un arco de medio punto rebajado, con tres arquivoltas sin decoración, con baquetones finos y gruesos, sostenidas por capiteles sin decorar y columnas con basas románicas, que apoyan en un banco quebrado.
Columnas y arquivoltas de la Puerta del Perdón
La capilla del “Lignum Crucis”
Capilla del Lignum Crucis
En esta capilla se conserva la reliquia del “Lignum Crucis” que, según la tradición, fue traída por el obispo Toribio de Astorga de su viaje a Tierra Santa en el siglo VIII. No se tiene constancia del momento en que la reliquia se trasladó al monasterio, quizás la escondiese allí Alfonso I para protegerlo de los musulmanes, aunque lo cierto es que la documentación no hace referencia a ella hasta principios del siglo XIV.
Cúpula de la Capilla del Lignum Crucis
Se trata de una capilla realizada en el siglo XVIII, siguiendo la estética del barroco. Se añadió al costado occidental de la iglesia gótica, desde la que se encuentra uno de sus accesos. La capilla tiene planta rectangular, con tres tramos que se cubren, el que se encuentra más cerca de la iglesia, con una bóveda de terceletes, de tradición medieval, la central con una cúpula sobre pechinas, y la situada en el presbiterio, con una bóveda nervada. En los muros laterales hay grandes pilastras entre los cuáles se sitúan arcos de medio punto.
Baldaquino donde se guarda el relicario
La reliquia, que en algún momento de su historia se talló en forma de cruz, se guarda en una arqueta de plata en el presbiterio, en un templete barroco construido a la vez que la capilla.
Lignum Crucis
El claustro
Al igual que la capilla del “Lignum Crucis”, el claustro también es de época moderna, aunque anterior a ésta, pues se construyó en el año 1669, en un momento en el que se ampliaron algunas de las estancias monásticas.
Monasterio de Santo Toribio de Liébana: claustro
Se trata de una construcción de formas sencillas, que sigue la estética de Juan de Herrera. Tiene planta cuadrangular, y dos niveles, formados, el inferior, por cuatro pandas con arcos de medio punto que apoyan sobre pilares de sección cuadrada, y el superior con ventanas de formas muy sobrias.
Imagen primaveral del claustro del monasterio
El monje Beato de Liebana y los Comentarios al Apocalipsis
En la segunda mitad del siglo VIII el monje Beatus fue abad de este monasterio, que por entonces todavía se encontraba bajo la protección de san Martín. Este personaje dedicó gran parte de sus energías a luchar contra la herejía del adopcionismo, que trataba de conciliar posturas con los musulmanes. Hacia el año 786 Beatus escribió sus Comentarios al Apocalipsis de San Juan, un libro de tipo profético que es canónico de la Biblia, que mediante las revelaciones de San Juan explica los acontecimientos que sucederán en el fin del mundo.
En Santo Toribio de Liébana se escribieron los Comentarios al Apocalipsis de San Juan
La obra recopila grandes fragmentos de otros autores como San Ireneo de Lyon, San Agustín de Hipona, San Ambrosio de Milán, San Isidoro de Sevilla, San Gregorio magno y los padres africanos Primario y Ticonio, obras todas ellas que se guardaban en la biblioteca del monasterio.
Relieve escultórico en el pórtico de acceso al claustro
El libro alcanzó una gran fama a lo largo de los siglos de la Edad Media, y, aunque el original no se ha conservado, se realizaron muchas copias, conocidas como “beatos”, de las que nos han llegado 27, de los cuales 24 conservan miniaturas. Todos ellos están fechados entre los siglos X al XIII y se realizaron en monasterios del entorno leonés. Pero por lo que realmente son importantes los beatos son por el maravilloso repertorio de miniaturas de las que se acompañan los textos, con una estética misteriosa y expresionista, y figuras que destacan sobre fondos de gran intensidad.
Ilustración de un beato
Los oratorios y ermitas del entorno
En el entorno del monte de la Viorna, se levantaron alrededor del monasterio de Santo Toribio, en los siglos XII y XIII, una serie de oratorios, ermitas e iglesias de pequeño tamaño, que demuestran la importancia que llego a tener el lugar en la Edad Media. Se trata de edificios pequeños, de fábrica muy humilde, algunos de los cuales están arruinados.
Cueva Santa
Es el edificio más antiguo de todos los que se levantan en el entorno del monasterio. Se trata de un edificio de planta rectangular con dos pisos. Se accede por el inferior, mediante un arco de medio punto, a una sala rectangular, cuyas paredes son la misma roca, disimulada con mampostería. El piso superior seguramente contase con un acceso independiente. La construcción recuerda a las iglesias del prerrománico asturiano, en cuya época, quizás, se construyó.
Nuestra Señora de los Ángeles
No se ha conservado prácticamente nada de esta pequeña ermita, a excepción de sus cimientos, cubiertos por completo por la maleza y la vegetación. Parece que se trataba de una pequeña construcción de planta rectangular, con nave única.
San Pedro
Se encuentra en la parte superior de la montaña, y también se encuentra en un estado de ruina muy avanzado, aunque sus muros todavía se mantienen en pie. Al igual que la anterior, es un edificio de planta rectangular, con una puerta de acceso impracticable debido a la vegetación.
Santa Catalina
Sin duda es la ermita mejor conservada de todas las que se encuentran en el entorno, y también una de las de mayor tamaño. Merece la pena acercarse, pues desde allí se observa una panorámica espectacular de los Picos de Europa.
Santa Catalina
Se trata de una construcción de origen románico, de finales del siglo XII o inicios del XIII. Tiene una sola nave, con un ábside semicircular, y una espadaña que asoma desde uno de los muros del ábside, cuya cubierta, seguramente, fuese de bóveda de cañón. De la nave, que seguramente tuviese una cubierta de madera, sólo se han conservado sus cimientos.
Santa Catalina
San Miguel
Junto a Santa Catalina, también merece la pena su visita, debido de nuevo a lo espectacular de las vistas, aunque se sitúe a una altura inferior. Se trata de una construcción conservada en estado muy precario, de la que tan sólo se ha conservado el primitivo ábside y el arco del triunfo.
San Miguel
El ábside se cubre con bóveda de cañón apuntado y se iluminaba por medio de dos pequeñas ventanas, situadas en los costados meridional y septentrional, en forma de aspillera. La ermita tenía una sola nave, seguramente cubierta con madera, y con una espadaña, como Santa Catalina, de la que nada se ha conservado.
San Miguel
San Juan de la Casería
Se encuentra en la parte baja de la montaña, y su estado de conservación es bastante bueno. Su datación es incierta, aunque lo que nos ha llegado no parece corresponder a una fábrica románica. Es una construcción muy sencilla, con un ábside de planta cuadrada y una sola nave, cuadrangular, más ancha que larga, que seguramente se cerraba con una cubierta de madera.
(Autor del texto del artículo/colaborador de ARTEGUIAS:
Víctor López Lorente)

MONATERIO DE ACIVEIRO. SILLEDA. PONTEVEDRA

monasteriodecaaveiro

Diapositiva07

¡¡Eso, eso..!! Volvemos al conocimiento de uno de los MONASTERIOS mas interesantes de la GALICIA eclesial de siempre. No se requiere esfuerzo especial para resaltar estas joyas de la historio patria. Hago “copy_paste”, –con pocos añadidos–, a través de “arteguías.com”, que publica en “FEEDLY”. Con mi agradecimiento, y el propósito de admirar en directo, si puedo.

Monasterio de Aciveiro
Imponente iglesia del Monasterio de Aciveiro

Situado al suroeste de la importante localidad de Silleda, la iglesia de de Aciveiro constituye uno de los mejores ejemplos del románico gallego, especialmente de la provincia de Pontevedra.
La citada iglesia parroquial de Aciveiro perteneció al Monasteriocisterciense de Santa María de Aciveiro (o de Acibeiro) fundado en el siglo XII (es monumento histórico artístico de carácter nacional) y que desaparece como tal tras la desamortización de Mendizábal.
Iglesia abacial del Monasterio de Aciveiro: capitel interior románico
El resto de dependencias monacales sirven en la actualidad como local de hostelería, tras su restauración.
Iglesia del Monasterio de Aciveiro
Existen dudas de cuándo este monasterio se sumó a la orden del Císter. Debió ser el algún momento del siglo XII o a comienzos del XIII, pero diversos estudiosos no se ponen completamente de acuerdo en la fecha concreta.
En un muy interesante el edificio románico de la iglesia por una serie de particularidades que le hacen bastante especial con respecto a otros templos monásticos cistercienses de Galicia.
Cabecera
Dicha iglesia tiene planta basilical de tres naves y una potente y vistosa cabecera de tres ábsides, siendo el central mucho más grande y de planta poligonal (como en la no muy lejana Colegiata del Sar de Santiago de Compostela). El muro exterior de este ábside principal se articula mediante columnas que ocupan los vértices y con ventanas en el centro de cada paño. Los arcos de estas ventanas están muy decorados, incluso llevando esculpidos relieves de animales. Los capiteles son mayoritariamente vegetales pero observamos dos con animales. Uno presenta una serie de aves superpuestas y, el otro, dos leones enfrentados.
Capitel con leones
El alero está decorado con una cenefa de rombos, mientras que los canecillos se alternan con metopas de florones y cruces.
Alero con canecillos, metopas y los capiteles de las columnas entregas
Los absidiolos también son extraños pues no llegan a ser de planta completamente semicircular, al menos al exterior, aunque sí al interior.
En el muro norte se conserva la única puerta de la antigua fábrica románica que llegó a nuestros días. Es bastante pequeña, lo que desentona en relación al enorme volumen de la iglesia. Se compone de dos series de arcos y columnas, una de ellas estriada, y capiteles historiados. Las arquivoltas se adornan con cadenas, estrellas caladas, flores y ajedrezado.
Puerta del costado norte
Por el contrario, nada se conserva del periodo románico en la fachada occidental pues fue completamente reformada a finales del siglo XIX.
En el interior, Santa María de Aciveiro es una espaciosa iglesia de tres naves, de planta basilical, siendo la central de más anchura que las colaterales.
Ábside lateral
Los pilares cuadrados (no cruciformes) con columnas adosadas que sujetan los arcos formeros tienen distintas combinaciones. Dichas columnas llevan mayoritariamente capiteles vegetales que recuerdan algunas de las cestas vistas en la seo compostelana. Los arcos formeros son de perfecto medio punto, pero ligeramente peraltados en sus arranques.
Entre los capiteles figurados hay uno que, por vistosidad, llama la atención sobre el resto: una pareja de enormes leones, cuyo tamaño alcanza el extremo superior del cimacio del propio capitel en que fue esculpido.

Una de los aspectos más interesantes de la iglesia del Monasterio de Aciveiro es que por encima de los muros de los arcos formeros corre un falso triforio, como en unas pocas iglesias orensanas. El llamado “falso triforio” es un segundo nivel del alzado que se asienta sobre el primer nivel de los arcos formeros. Está constituido por vano bíforos con parteluz, que recuerdan ligeramente a los de la catedral compostelana, pero si constituir un auténtico triforio ni tribuna, puesto que no hay abovedamiento ni piso sobre las naves laterales.
Aciveiro: falto triforio
Se trata por tanto, de un sistema elegante, sencillo y vistoso de ampliar la altura y el espacio diáfano de la iglesia (puesto que tal sistema amplía la altura de las naves, tanto la central como las laterales, pero no corre el riesgo de desplome por la techumbre de madera que soporta.
Los ventanales de los muros laterales llevan arquivolta de medio punto sostenida dos columnas con capiteles, muchos de ellos historiados.
Es evidente que esta iglesia de Aciveiro copia elementos propios de la catedral de Santiago de Compostela, y que son poco o nada comunes a la arquitectura cisterciense que se erige en Galicia, de tal manera que el edificio debe ser anterior a la entrada de su comunidad en la Orden del Císter.

BASÍLICA DE “NOTRE-DAME”, DE MONTREAL. CANADÁ.

Chapelle_Notre-Dame-de-Bon-Secours_01
Con andador 2
unnamedAcabando con la “cabalgada” en la compañía y guía de los intrépidos viajeros que me entretienen, por las calles, plazas y monumentos de MONTREAL, vele ahí, que hago”copy_paste” de la que ha sido la mas grande iglesia norteamericana, amén de moderno monumento religioso, muy al estilo gótico francés. –¡¡Tan alejado y “modernoso” de los eclesiales hispanos..!!–. Me valgo de sus publicaciones en “Feedly”, con ligero retoques personales. 

La basílica de Notre-Dame. Montreal

Publicado el 16 JUNIO del año 2016 08:46 AM PDT

Cuando se inauguró en 1830, de Montreal Notre-Dame fue la iglesia más grande de Norteamérica, y seguiría siéndolo durante cincuenta años. Hoy en día, esta basílica de estilo gótico francés es uno de los principales puntos de interés de la ciudad.

Notre Dame de Montreal

En 1640, durante los primeros días de la colonia francesa, la Orden sulpiciano construir la primera iglesia de Notre-Dame al otro lado de la plaza de Armas. Pero después de un par de cientos de años, había demasiados fieles de este, antigua iglesia pequeña. Para reflejar su poder y la influencia cada vez mayor, de Montreal requiere un lugar de culto que era más grande y más grande.

Por lo tanto, se tomó la decisión de derribar el viejo Notre-Dame, y construir algo nuevo. James O’Donnell fue el arquitecto encargado del proyecto. Esta protestante irlandés-americano fue una elección curiosa para una catedral en Montreal de habla francesa, pero resultó ser un uno inspirado. Al parecer, no es necesario ser católico para construir iglesias católicas. Con la esperanza de ser enterrado en su mejor creación, O’Donnell podría convertir al catolicismo poco antes de su muerte, y sigue siendo la única persona sepultada en la cripta de la basílica.

Con sus dos torres góticas y ornamentada fachada, la catedral de Notre-Dame golpea una figura fina cuando se ve desde la Plaza de Armas, que se enfrenta. Pero no es hasta que entras en que su verdadera belleza se revela. Bañado en azul y oro, con techos abovedados, vidrieras de colores, tallas intrincadas de pino y un retablo masiva, no hay un rincón de la Notre Dame, que deja de impresionar.

Notre Dame de Montreal

vidrieras de la basílica proporcionan un toque único. Inusualmente para una iglesia, éstos no representan escenas religiosas, sino momentos de la fundación de Montreal. En lugar de Jesús en el crucifijo o la asunción de María, vemos acontecimientos como la llegada de los franceses en la Pointe-à-Callière, la construcción de la iglesia, y la reeducación de los nativos.

Las ventanas se tire su atención hacia un lado, el magnífico retablo lo traerá a la parte delantera, y el azul abovedado techo se obligan a mirar hacia arriba, pero no se olvide de dar la vuelta. En la parte posterior de la iglesia, se encuentra otro de sus aspectos más destacados: un órgano gigante que data de 1891 y de 7000 hizo tubos individuales. Recientemente se ha sintonizado (un proceso que se llevó a semanas), y de acuerdo con nuestra guía, suena mejor que nunca. El órgano se juega durante el servicio dominical.

Detrás del altar, encontramos un lugar secundario de culto: la Capilla del Sagrado Corazón. Después de un incendio provocado en 1978, esta capilla fue reconstruida totalmente por un equipo de maestros carpinteros, que utilizaron solamente la madera de tilo. Con luz natural verter desde arriba e iluminando las estatuas de madera y retablo moderno, esta capilla se siente totalmente diferente al resto de la catedral; más cálido y más rústico. Más de Canadá, tal vez. 

Notre Dame de Montreal
Notre Dame de Montreal
Notre Dame de Montreal
Notre Dame de Montreal
Notre Dame de Montreal
Notre Dame de Montreal
Notre Dame de Montreal
Notre Dame de Montreal
Notre Dame de Montreal
Notre Dame de Montreal
Notre Dame de Montreal
Notre Dame de Montreal
Notre Dame de Montreal
Notre Dame de Montreal
Notre Dame de Montreal
Notre Dame de Montreal
Notre Dame de Montreal
Notre Dame de Montreal
Notre Dame de Montreal

MADRID Y SUS CERCANÍAS

Diapositiva15
  • Dos largas “permanencias” personales en la capital de ESPAÑA, me avalan para rememorar, lo mucho vivido en esos tiempos. (–Abril, 39 hasta ¿Mayo, 40..?–, y, años, casi completos, 45, 46, 47. ¡¡Naturalmente, que del pasado siglo..!!) Conservo vivo recuerdo de estas dos importantes “etapas” de mi vida, casi aventurera. Y, afirmo conocer, entre otros, esos lugares que se describen aquí.

enlace_madrid_metropolis

  • Da igual que que hayas nacido en la capital, que hayas venido a estudiar y te hayas quedado, que te instalases para trabajar o que simplemente seas un turista en la capital. Aquí tienes una selección de nueve pueblos cercanos para hacer una escapada y alejarse del ruido y el asfalto. Los hay más o menos conocidos, pero todos se merecen un minuto de atención.
  • Aranjuez

  • De visita obligada es su monumento más conocido, el Palacio Real. Y con ello, sus jardines, entre los que destaca el del Príncipe o el de Parterre. Tampoco se puede pasar por alto la plaza de toros o la Casa del Labrador. 
    La mejor forma de llegar hasta aquí es a través del Tren de la Fresa, que funciona de abril a octubre y que rememora el primer viaje ferroviario que se hizo dentro de la Comunidad.
  • San Lorenzo del Escorial

    Felipe II mandó construir su edificio más conocido, el Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial. Este complejo incluye el Palacio Real, con su biblioteca y su basílica. El Escorial también es conocido por la Casa Peláez o el Teatro Real Coliseo, de la época de Carlos III. 
    Es recomendable visitar el municipio también en su festividad, el 17 de enero, donde destacan dos actividades, como el Sorteo de las Matanzas y la subasta de regalos. 
  • Alcalá de Henares

    Ciudad Patrimonio de la Humanidad, Alcalá de Henares es culturalmente conocido por ser el lugar donde nació Miguel de Cervantes. De la propia cultura nacen sus grandes alicientes y signos de identidad, como la Universidad, una de las primeras en España. 
    También cuenta con un centro urbano estrechamente ligado a la historia, con espacios donde huele a pergaminos y tinta, como la Plaza Mayor o el Corral de Comedias. 

  • Chinchón

  • Su lugar más popular y en torno a la cual se desarrolla la gran actividad del municipio es la Plaza Mayor. Esta es sin duda, un referente en su campo, con un inequívoco estilo medieval, con arquitectura irregular y balcones de madera y galería en sus alturas. Tampoco se puede pasar por alto el conocer la Casa de la Cadena o el histórico castillo. 
    Aunque las fiestas de Chinchón se celebran a mediados de agosto, es recomendable visitar el municipio en Carnaval. De esa manera se disfruta también del tradicional mercado medieval, que sumerge al pueblo en un viaje en el tiempo. 
  • Manzanares el Real

    Cuando se habla de Manzanares El Real es inevitable no citar su monumento más conocido: el Castillo de los Mendoza. Ésta es, sin lugar a dudas, una de las fortificaciones mejor conservadas de la geografía española y un ejemplo de las arquitecturas con forma de araña. 
    Por otro lado, los aledaños del municipio son perfectos para disfrutar de actividades como senderismo, y para ello está la Cuenca Alta del Manzanares o los bosques de La Pedriza
    Por último, visitar el pueblo en septiembre, con la Fiesta del Cristo de la Nave, es disfrutar de una tradición como la comida de la Pradera, donde los vecinos comparten viandas. 
  • Buitrago de Lozoya

    La Muralla, que se intuye desde la distancia, es su elemento más distintivo. Declarada Monumento Nacional, cuenta con más de 1.000 años de antigüedad. Pero esta construcción de origen musulmán no es su único aliciente: el municipio cuenta con el Museo Picasso, donde encontramos algunas de las obras más significativas del artista andaluz. 
    Por último, destacan también sus fiestas, del 12 al 17 de agosto, donde la fama se la lleva principalmente la Batalla del Agua
  • Rascafría

    Su gran reclamo son los extensos espacios naturales que ofrece, ya que el municipio está abrazado por el Parque Natural de Peñalara y el Arboreto Giner de los Ríos. Entre sus construcciones más representativas destacan el monasterio del Paular y la iglesia de San Andrés Apóstol
    Para los amantes del esquí, Rascafría es una muy buena opción para la temporada invernal al encontrarse cerca de la estación deValdesquí
  • Patones de Arriba

    Este municipio no destaca por ningún monumento en particular, sino por su encanto general, al ser uno de los grandes exponentes de la Arquitectura Negra. No más de 100 habitantes residen en Patones de Arriba, donde abundan las casitas construidas a base de pizarra y distribuidas en forma de abanico sobre la vertiente montañosa. Precisamente el protagonismo de un material como la pizarra empuja a visitar el Ecomuseo de la Pizarra, en esta misma localidad. 
  • El Atazar

    Con menos de un centenar de habitantes, El Atazar destaca por su situación la localidad está situada a unos 1.439 metros. 
    Vecino de Patones de Arriba, ambas localidades están separadas por el río Lozoya, exponente y protagonista de uno de los puntos fuertes del municipio, como es su presa. 
    Uno de sus mayores alicientes es la orografía.

8000 AÑOS DE HISTORIA VALENCIANA EN 3000 PALABRAS.

Diapositiva15

Un muy interesante trabajo histórico_periodístico, copiado y pegado completo y directamente, del periódico “VALENCIA PLAZA”, de hoy 17/05/16, de la “mano” del periodista Vicent Baydal. No es requerido un completo conocimiento de la lengua valenciana, ¿o catalana..?, para entender “historia y mensaje”. Hay, existe una buena concordia, con el “oficialismo” de lenguas, “valenciano y castellano”. Reconozco que no dispongo de programa traductor para la “traslación” del texto a la “lengua de CERVANTES”. Y, espero que sea de la comprensión de los lectores que se acerquen a este “post”.

8.000 anys d’història valenciana en 3.000 paraules

Diversos experts escullen catorze moments de la història de l’actual territori valencià des del Neolític fins al segle XX, incidint en alguns de ben significatius però sovint oblidats

VALÈNCIA. “Xe, Baydal, ¿no eres tu el que va predicant per ahí que som valencians des de fa ‘només’ 650 anys? ¿Com fas ara un article que explica ‘8.000 anys d’història valenciana’?”. 
“Sí, sí, eixe sóc jo, però tot té una explicació, de veres… És ben cert que els valencians actuals som hereus de la conquesta de Jaume I, del Regne de València que es creà llavors i dels pobladors cristians que l’habitaren fent a un costat els musulmans, als quals acabaren expulsant… Però aquella societat valenciana nascuda en la baixa edat mitjana s’instal·là sobre un territori pel qual havien passat moltes altres societats, incloses la musulmana, la visigoda, la romana o la ibera, i també hem d’estudiar-les i conéixer-les, perquè al cap i a la fi hem compartit terres i paisatges amb elles. De fet, moltes vegades han deixat un llegat que forma part del nostre patrimoni i del nostre imaginari col·lectiu. Què faríem, sinó, de la Dama d’Elx o del Guerrer de Moixent? De Sant Vicent Màrtir o de l’Horta de València?”.

De les coves neolítiques de la Mariola a la Valentia romana

En efecte, els valencians del Sénia al Segura, tal com ens entenem hui en dia, vam nàixer en l’edat mitjana, però podem conéixer la història dels humans que han habitat el nostre territori des de molt abans, des de fa milers d’anys. És el que hem demanat per a la confecció d’este article a diversos experts, requerint-los, a més a més, que destacaren fets remarcables que no foren especialment coneguts. És a dir, moments clau de la història del territori valencià que anaren més enllà del que quasi tots coneixem: Jaume I, les Germanies, la Guerra de Successió, el Palleter i companyia. 
Yolanda Carrión, investigadora Ramón y Cajal del Departament de Prehistòria de la Universitat de València, és la que ens explica el primer gran salt civilitzatori produït per les nostres llars: l’arribada de pobladors del Pròxim Orient que coneixien l’agricultura i la ramaderia, difonent així la cultura neolítica. “Es van expandir per Europa portant amb ells animals i plantes domèstics, ceràmica, estris de pedra polida i, en general, una nova forma de vida. La Cova de l’Or, a Beniarrés, i la Cova de la Sarsa, a Bocairent, són dos dels primers enclavaments neolítics peninsulars, amb cronologies al voltant de l’any 5600 a.C., de manera que constituïxen tot un referent en la investigació del període”.
Uns quants milers d’anys més tard, després d’haver passat de la tecnologia de la pedra a la dels metalls, es configuraren en el nostre territori diverses branques de la cultura ibera, anomenada així pels primers grecs que arribaren a la Península. Les restes dels seus nuclis de poblament i la seua cultura material indiquen el desenvolupament d’una cultura complexa, que arribà a comptar amb un sistema d’escriptura propi encara per conéixer. 
És el fet que assenyala la catedràtica d’Arqueologia de la Universitat de València Carmen Aranegui. “Un dels majors honors per a un estudiós és desxifrar una llengua morta, però de moment no s’ha aconseguit en el cas de l’iber. En 1934 el professor de matemàtiques Pío Beltrán traduí una frase pintada sobre un vas d’Edeta (l’actual Llíria), que segons ell deia GUDUA DEISDEA i significava ‘crit de guerra’, per la seua semblança amb el basc. Posteriorment l’arqueòleg valencià Domingo Fletcher tractà de traure el màxim partit d’aquella línia basco-iberista, però fins el moment continuem sense comprendre la llengua ibera”.
Els ibers, de fet, serien assimilats pels romans, que entre els segles III i II a.C. ocuparen la península Ibèrica, anomenada Hispània des de l’arribada dels fenicis unes centúries abans. Els romans fundaren diverses colònies en l’actual territori valencià, bé sobre antics nuclis ibèrics, com Saguntum, Edeta, Saetabis, Ilici o Lucentum, bé de nova planta, com Valentia, en l’any 138 a.C. Este darrer fet és el que destaca José Luis Jiménez, també catedràtic universitari d’Arqueologia, qui encara remarca amb més detall l’actitud d’un valencià del segle XVII, Josep Vicent del Olmo, respecte del llegat patrimonial d’aquella època.
En començar a construir els fonaments de la basílica de la Mare de Déu dels Desemparats, isqueren a la llum, en 1652, diverses restes pertanyents al fòrum de la Valentia romana. Del Olmo, que era secretari de la Inquisició a València, es preocupà d’estudiar-les i sobretot de posar-les en valor, en un moment en què no existia cap consciència social sobre la qüestió. Segons Jiménez, “Del Olmo hauria de ser recordat per la seua decisió d’integrar cinc inscripcions romanes en el sòcol de la façana principal de la basílica per a que pogueren ser contemplades per tots els valencians; fou un gest formidable i admirable”.

De conquesta en conquesta: visigots, musulmans i cristians

La descomposició de l’Imperi Romà, cap al segle V, fou accelerada per les invasions de diversos pobles germànics. En la major part de la península Ibèrica foren els visigots els que ocuparen el poder i l’exerciren sobre una majoria de població ibero-romana durant diversos segles. No obstant això, l’expansió de l’Islam des de la península Aràbiga a partir de les predicacions de Mahoma en el segle VII acabaria amb ells. Així, l’any 711 els generals musulmans travessaren l’estret de Gibraltar i ocuparen l’antiga Hispània, que ells anomenarien al-Andalús.
És el fet que destaca Javier Martí, director del Museu d’Història de València, qui ressenya el particular final que tingué el món visigòtic en una part de l’actual territori valencià. “L’any 713 Teodomir, un membre de l’aristocràcia visigoda que tenia el control militar del sud-est de la Península, des del sud del País Valencià fins al nord d’Almeria, subscrigué un pacte de capitulació amb els musulmans. La seua importància fou tal que el seu nom transcrit a l’àrab, Tudmir, acabà denominant una ‘cora’ o regió d’al-Andalús fins al final del Califat, en el segle XI”.
No el final, sinó l’inici, és el moment que apunta Ferran Esquilache, descobridor dels orígens islàmics de l’Horta de València, com a punt crucial de la història andalusina de la zona. “L’any 924, cinc anys abans de proclamar-se califa a Còrdova, Abd ar-Rahman III sotmeté militarment les cores o demarcacions de Tudmir, Balansiya i Santabariya, és a dir, el Xarq al-Andalus. A partir de llavors s’acabaren les rebel·lions de les tribus berbers que havien habitat la regió des del segle VIII i començaren a multiplicar-se els poblats o alqueries en les planures, al mateix temps que, al bell mig de les zones de major producció agrícola, es fundaren, refundaren o consolidaren ciutats com Balansiya o Ilsh (Elx). Això, a més a més, coincidí amb el final del procés d’arabització i islamització dels pobladors de tot al-Andalús, configurant una societat totalment nova i homogènia”.

 

Valencians, per fi

Amb la conquesta cristiana de Jaume I i la creació del Regne de València en 1238, de Vinaròs a Biar primerament i de Vinaròs a Oriola unes dècades després, començava una nova època en la història d’eixa franja concreta de territori. Per primera volta quedà englobada en una mateixa entitat política i fins a l’actualitat els seus pobladors, els valencians, han sigut reconeguts, internament i externament, com una col·lectivitat humana particular amb uns interessos comuns. 
No debades, els principals referents valencians encara són d’aquella etapa de formació medieval, des del mateix Jaume I fins als Borja, passant per Sant Vicent Ferrer, Ausias March, Joanot Martorell o el Segle d’Or. Els medievalistes valencians, no obstant això, tracten de desmitificar un tant aquella època i en destaquen diversos fenòmens no precisament esplendorosos.
Per exemple, el professor d’història medieval de la Universitat de València Josep Torrórecorda l’orde d’expulsió dels musulmans del regne, “solemnement anunciada per Jaume I a la catedral de València el 6 de gener de 1248”. La decisió trencà els pactes acordats durant el procés de conquesta i, segons el Llibre dels fets, foren expulsats fins a 100.000 musulmans, tot i que d’altres s’alçaren en armes i aconseguiren quedar-se finament. 
En qualsevol cas, per a Torró és un fet històric crucial, ja que permeté el buidatge d’una àmplia sèrie de zones del regne, que foren “repartides entre 1248 i 1249 entre milers de colons cristians que arribaven de Catalunya i Aragó, donant lloc a la formació d’una vintena de viles noves, de Peníscola a Alcoi, que ajudaren decisivament a consolidar i vertebrar una nova societat”.
L’experimentat investigador Agustín Rubio Vela, pel seu costat, recalca l’efecte que tingué en aquella nova societat l’arribada de la pesta bubònica en la primavera de 1348: “un factor exogen, alié a la dinàmica històrica local, però que significà un afonament demogràfic d’entorn d’una tercera part de la població i que fou l’origen d’una profunda i prolongada crisis en els àmbits laboral, econòmic, migratori, agrícola, de convivència, etc.”. El retorn periòdic de la malaltia, a més a més, instal·là en la societat “un clima de terror davant de la mort, que tingué una important projecció en la cultura i l’art de la segona mitat del segle XIV”.
Finalment, el catedràtic d’Història Medieval Rafael Narbona subratlla el paper de la nova Inquisició introduïda en el Regne de València per Ferran el Catòlic una centúria més tard, en l’any 1480, com a signe del nou Estat modern que tractava de controlar les institucions i les elits de govern locals. Per una banda, “València fou la primera ciutat de la Corona d’Aragó i la segona de la península Ibèrica, després de Sevilla, que patí els devastadors efectes socials i econòmics de la Inquisició”. 
Però, per una altra banda, Narbona recorda que sovint s’ha parlat de “la Inquisició espanyola o castellana”, com si es tractara totalment d’una ingerència externa, sense tindre en compte que “la pràctica totalitat de la seua administració i burocràcia estigué quasi tota en mans de valencians, almenys fins a 1487”. De fet, les protestes inicials encapçalades pel jurat de València Lluís Mascó i l’advocat fiscal del rei Miquel Dalmau acabaren prompte: quan tots dos foren incorporats a l’engranatge de la Inquisició com a oficials encarregats de les confiscacions realitzades.

El complicat encaix en Espanya

Com és conegut, a partir de la unió dels Reis Catòlics a finals del segle XV les Corones de Castella i d’Aragó, dos entitats amb tradicions polítiques ben diferents, començaren a caminar juntes, un fet que encara hui en dia marca la qüestió territorial espanyola. En este sentit, la catedràtica d’Història Moderna de la Universitat de València Emilia Salvadorrecorda la fragilitat inicial d’aquella unió, ja que la mort d’Isabel la Catòlica en 1504 pogué “acabar fàcilment amb el projecte que més tard es consolidaria com a Monarquia Hispànica”. 
De fet, Ferran el Catòlic es casà d’immediat amb Germana de Foix i en 1509 tingueren un fill, Joan, que havia de ser l’hereu en solitari de la Corona d’Aragó. El nounat, tanmateix, morí de seguida i finalment el rei “renuncià a traspassar l’herència dels seus estats al seu nét Ferran, germà menor de Carles V, sobre qui recaigué finalment el govern de Castella i d’Aragó, cosa que evidentment marcà el futur del Regne de València”.
Amb tot, l’encaix dels diversos territoris històrics en el projecte espanyol encapçalat per Castella no sempre fou fàcil. En juny de 1640, poc després dels plans centralitzadors del comte-duc d’Olivares, esclatà la Guerra dels Segadors a Catalunya, amb el ràpid suport de les tropes franceses de Lluís XIII, en el context europeu de la Guerra dels Trenta Anys.Amparo Felipo, també catedràtica d’Història Moderna, recalca les conseqüències de la revolta catalana en la societat valenciana del moment. 
D’un costat, la monarquia hagué de tindre més atencions amb les elits locals, per tal d’assegurar el seu favor i evitar una altra ruptura com la catalana. D’un altre costat, la irrupció en el territori valencià de l’exèrcit francés, que arribà a assetjar la vila de Sant Mateu, féu que “València estiguera present en els diferents escenaris de batalla, aportant quantiosos donatius i servicis militars, d’oneroses conseqüències posteriors per a la població”.
La remor, en qualsevol cas, no cessaria i en el context d’un nou enfrontament d’escala europea, la Guerra de Successió Espanyola, els territoris de la Corona d’Aragó, començant pel Regne de València en 1705, es rebel·laren contra el monarca a qui la majoria dels castellans donava suport, Felip V de Borbó. Les conseqüències de la victòria borbònica en aquella guerra civil són conegudes: els Decrets de Nova Planta i l’abolició de l’estructura jurídica i política que havia sostingut el territori valencià des de 1238.
El que no és tan conegut, segons apunta la mateixa Amparo Felipo, és el destí dels exiliats austriacistes, incloent milers de valencians, que hagueren d’abandonar la península a la fi de la guerra. Molts iniciaren un llarg periple per Europa i, de fet, les banderes dels regiments austriacistes valencians acabaren sent enterrades en la catedral de Belgrad, una ciutat que havien pres dels musulmans durant el transcurs de les Guerres Austro-Turques en 1717. 
La majoria d’exiliats, en tot cas, es concentrà  “a la cort de  a Viena, on es formà un ‘partit espanyol’, d’enorme influència en la política de l’emperador i en el qual destacaren figures com l’arquebisbe de València, Antoni Folch de Cardona, o el comte de Cervelló, Joan Basili de Castellví”. 

El llarg i inconclús aprenentatge democràtic

Després d’un segle XVIII d’absolutisme imperant i d’uns difícils inicis per al liberalisme espanyol en ocasió d’un altre conflicte internacional, el de les Guerres contra Napoleó, l’Estat constitucional anà desenvolupant-se a dures penes al llarg del segle XIX. A finals de la centúria el parlamentarisme i la democràcia encara estaven lluny de consolidar-se i el caciquisme i el clientelisme polític es convertiren en una forma d’erigir un àmbit públic relativament estable.
És el fenomen que destaca el catedràtic d’Història Contemporània de la Universitat de València Justo Serna, qui fa una comparació amb el passat recent. “En aquells moments guanyar-se lleialtats mitjançant mecanismes prepolítics, com els regals i els favors mutus, no era tan mala cosa, atés que la política liberal i la diferència entre allò públic i allò privat no estaven suficientment desenvolupats. Que això haja continuat passant fins a fa quatre dies és tota una altra cosa…”.
Un altre catedràtic, Jesús Millan, remarca la particular posició valenciana durant la Segona República pel que fa a la qüestió agrària, en particular durant l’anomenat ‘Bienni Negre’ entre 1933 i 1935, en què el valencià Lluís Lucia, de la Dreta Regional Valenciana, fou Ministre d’Obres Públiques. Ací, a diferència de molts altres llocs d’Espanya, no hi hagué un discurs encés contra els propietaris rendistes i a favor de distribuir la terra entre els treballadors. 
Segons apunta Millan, “la difusió dels arrendaments entre Oriola i la Plana es traduí en un esmicolament efectiu de la propietat, el famós minifundisme valencià, que després seria l’origen de l’especulació immobiliària. Els valencians sempre hem gaudit d’un cert matalaf d’estabilitat pròspera gràcies a la connexió de la nostra posició geogràfica amb la nostra estructura social i a la nostra dedicació a oferir productes i servicis molt demandats en el nostre entorn. Tal volta per això no hi hagué un clam general per la reforma agrària durant la Segona República”.
Això, però, no impedí en absolut que el 18 de juliol de 1936 una part de l’exèrcit espanyol s’alçara en armes contra el govern republicà, encetant així una terrible Guerra Civil i vora quaranta anys de dictadura franquista. Després de la mort del dictador a finals de 1975 s’iniciava un tortuós camí cap a la democràcia, amb el qual començaren o es reprengueren, a València i a Espanya, moltes lluites pendents en favor de les llibertats i els drets individuals i col·lectius. Una d’aquelles lluites fou la feminista, que és la que destaca la catedràtica i experta en estudis de gènere Isabel Morant.
En concret, rememora un fet del qual ella mateixa fou protagonista: el tancament, en 1981, de l’Assemblea de Dones de València a l’Ajuntament de la capital, en protesta contra els juís que es duien a terme a Bilbao contra dones i hòmens que havien avortat o ajudat a avortar. “El tancament, convocat semiclandestinament de boca a orella, durà un dia, davant l’estupor de molts funcionaris municipals, que ens volien desallotjar. Finalment l’alcalde Pérez Casado intercedí per nosaltres i en acabar el dia la plaça de l’Ajuntament estava plena de gent, que havia anat a donar suport a la nostra protesta”.
Des de llavors s’han desenvolupat molts altres moviments socials que han anat fent dels valencians una societat un poc més culta i tolerant. Els reptes, en qualsevol cas, encara són moltíssims i de molt ampli abast. El camí per recórrer és enorme i qui sap on estaran i qui o què seran els habitants de l’actual territori valencià d’ací unes dècades, uns segles o uns mil·lennis. Siga com siga, esperem que se l’estimen tant com molts de nosaltres, ara i ací, ens estimem esta terra.

ORATORIO DE SAN JOSÉ. MONTREAL. CANADÁ.

vignette-architecture_0

Diapositiva07

Ni quito, ni pongo. “Copy_paste” completo de los intrépidos viajeros.

unnamed

Oratorio de San Jospeh

Publicado: 11 May el año 2016 15:53 PDT
¡¡El mayor complejo religioso de MONTREAL..!! Y, casi con toda seguridad la más grande visto en América del Norte, el Oratorio de San José se encuentra en lo alto del Monte Royal, y disfruta de vistas sobre la ciudad. Con múltiples capillas, una iglesia subterránea, un museo, y por supuesto la basílica de coronación, el Oratorio es impresionante en su escala, impresionante, incluso para los visitantes no católicas.

https://www.saint-joseph.org/fr/le-sanctuaire

St Josophe Oratorio de Montreal
Jürgen y me encanta lugares como Oratorio de San José, a pesar del hecho de que somos agnósticos comprometidos. Para los de nuestra estirpe, un enorme complejo como esto simplemente confunde la mente. Hay tanto para ver, y todo es tan surrealista. San José no es un santuario humilde en las colinas, sino una especie de centro de ventanilla culto Walmart de estilo, donde los creyentes pueden desprender todos sus deberes religiosos durante un mes.
Enciende una vela votiva, ir a rezar en la Iglesia Cripta, llora ante la tumba del hermano André, poner al día su índice de inteligencia religiosa en el Museo Oratorio … y que también podría estallar en la confesión mientras estás aquí. No se olvide de recorrer las estaciones de la cruz, o para sumergir los dedos en el aceite de San José (olvidar la medicina, estaes la manera de vencer a la gripe). Mira, cariño, que tienen los servicios de asesoramiento matrimonial, también. Tal vez nuestra relación está fallando, porque no estás rezando a San José lo suficiente.
St Josophe Oratorio de Montreal
Estoy siendo simplista, pero lugares como el Oratorio San José llevarlo a cabo en mí. Cuando veo a una mujer adulta llorando a moco tendido sobre la tumba del hermano André, un sacerdote que supuestamente curó al cojo con su toque milagroso, no puedo evitarlo. Sólo quiero entenderla. “Señora, que murió en 1937, es el momento de seguir adelante.” Y luego veo los cientos de muletas de madera en las paredes, ya no son necesarios por sus propietarios, a causa de las manos mágicas del hermano André. “Tal vez me equivoqué, quizás milagros son reales!”, Y luego veo el corazón preservado del hermano André, y es como, “No, no me equivoqué. Este lugar es una locura “.
Pero decir lo que quieran de las religiones organizadas; que realmente hacen producir edificios increíbles. La basílica que corona el oratorio se abrió en 1955, y es una cosa de la belleza. Un enorme salón con capacidad para más de 10.000 almas. Una cúpula exterior que a 263 metros sobre el nivel del mar es el punto más alto de Montreal. Un conjunto de diez vidrieras preciosas que muestran cómo San José ha protegido Canadá. Los doce apóstoles inmortalizados en estatuas, más grandes que la vida alargadas del maestro francés Henri Charlier . El órgano masiva llenando la sala con sus armonías. Era casi suficiente para hacernos caer de rodillas.
St Josophe Oratorio de Montreal
También disfrutamos del nivel medio Oratorio Museo más de lo que esperábamos. La exposición permanente cuenta con esculturas de cera de tamaño natural de la Sagrada Familia y momentos de la vida de José. Y hay también una colección de belenes de todo el mundo; fue muy divertido para ver cómo las diversas culturas interpretan la misma escena.
Era un día lluvioso y triste, por lo que no fueron capaces de disfrutar plenamente del jardín, ni las vistas de Montreal, pero tal vez vamos a volver. Tengo la sensación de que, a pesar de la cantidad de tiempo que pasamos recorriendo el lugar, no había mucho que perdimos. Oratorio de San José es probablemente el tipo de lugar que puede visitar en varias ocasiones, y siempre encontrar algo nuevo. 
St Josophe Oratorio de Montreal
St Josophe Oratorio de Montreal
St Josophe Oratorio de Montreal
St Josophe Oratorio de Montreal
St Josophe Oratorio de Montreal
St Josophe Oratorio de Montreal
St Josophe Oratorio de Montreal
St Josophe Oratorio de Montreal
St Josophe Oratorio de Montreal
St Josophe Oratorio de Montreal
St Josophe Oratorio de Montreal
St Josophe Oratorio de Montreal
St Josophe Oratorio de Montreal
St Josophe Oratorio de Montreal
St Josophe Oratorio de Montreal
St Josophe Oratorio de Montreal
St Josophe Oratorio de Montreal
St Josophe Oratorio de Montreal
St Josophe Oratorio de Montreal
St Josophe Oratorio de Montreal
St Josophe Oratorio de Montreal
St Josophe Oratorio de Montreal
St Josophe Oratorio de Montreal
St Josophe Oratorio de Montreal
St Josophe Oratorio de Montreal
St Josophe Oratorio de Montreal
St Josophe Oratorio de Montreal
St Josophe Oratorio de Montreal
St Josophe Oratorio de Montreal
St Josophe Oratorio de Montreal
St Josophe Oratorio de Montreal
St Josophe Oratorio de Montreal
St Josophe Oratorio de Montreal
St Josophe Oratorio de Montreal
St Josophe Oratorio de Montreal
St Josophe Oratorio de Montreal
St Josophe Oratorio de Montreal
St Josophe Oratorio de Montreal
St Josophe Oratorio de Montreal
St Josophe Oratorio de Montreal
St Josophe Oratorio de Montreal
St Josophe Oratorio de Montreal
St Josophe Oratorio de Montreal

IGLESIA DE LOS MARINEROS. MONTREAL. CANADÁ.

Chapelle_Notre-Dame-de-Bon-Secours_01
Diapositiva07
Ya puedes ver. Otro templo de MONTREAL. Arte nuevo eclesial en el “nuevo mundo”. Evidentemente, que con características similares a las de igual época en la “EUROPALIA”.  ¿Peculiar de este templo..? Posiblemente por su situación próxima al puerto, un buen espacio para los “exvotos” de marineros salidos de los peligros de la mar. Tiene como curiosidad, la “presencia” de la figura femenina de su fundación. Mas información, en la www. adjunta.
https://www.wikiwand.com/en/Notre-Dame-de-Bon-Secours_Chapel

El Notre Dame de Bon Secours

Publicado el 26 abril el año 2016 06:55 AM PDT

Conocida como la “Iglesia de los marineros”, el Notre Dame de Bon Secours fue construido originalmente en 1771, y es una de las iglesias más antiguas de la ciudad. Su fundador fue Marguerite Bourgeoy, una mujer de profunda fe cuya vida se celebra por un museo adjunto a la iglesia.

Notre Dame de Bon Secours

Debido a su ubicación en el puerto, el Notre Dame de Bon Secours ha sido durante mucho tiempo un lugar de peregrinación para los navegantes que pasan a través de Montreal. Después de sobrevivir a los viajes especialmente peligrosos, algunos de estos marineros regresaron con exvotos en forma de modelos de barcos, doce de los cuales ahora están colgando del techo de la iglesia, suspendida a pocos metros por encima del suelo.

La iglesia fue idea de St. Marguerite Bourgeoy, una mujer profundamente espiritual que había llegado a Montreal junto con los primeros colonos. Ella es conocida por haber fundado una de las primeras comunidades de la iglesia católica de monjas uncloistered, habiendo razonó que ella y sus hermanas podría ayudar mejor a su asentamiento vulnerables al participar activamente con él, en lugar de secuestrar a sí mismos de distancia. Ella se encargó de educar tanto a los colonos y los niños nativos, y estableció las primeras escuelas de la ciudad en ciernes.

Notre Dame de Bon Secours

En honor a su vida notable, fue canonizada por el Papa Juan Pablo II en 1983, convirtiéndose en la primera santa femenina de Canadá. Su tumba se encuentra dentro de la iglesia, y que vale la pena recorrer el pequeño museo dedicado a ella. En una habitación, la vida de Marguerite se ha reconstruido en un libro-manera cómica, con casi un centenar de pequeños panoramas que detallan todo, desde su nacimiento en Troyes, Francia, para su viaje trasatlántico, sus trabajos en Canadá, y su muerte en paz.

Notre Dame de Bon Secours

Incluso si usted no está interesado en Margarita Bourgeoy, hay otras razones para visitar el museo. No sólo se puede ver la cripta debajo de la iglesia, pero un boleto también le permite a la torre, desde donde hay una vista excepcional sobre el puerto antiguo de Montreal. También se incluye en el precio del billete es una guía de audio, lo que ayuda a que ciertos detalles de la iglesia a la vida.

Notre Dame de Bon Secours
Notre Dame de Bon Secours
Notre Dame de Bon Secours
Notre Dame de Bon Secours
Notre Dame de Bon Secours
Notre Dame de Bon Secours
Notre Dame de Bon Secours
Notre Dame de Bon Secours
Notre Dame de Bon Secours
Notre Dame de Bon Secours
Notre Dame de Bon Secours
Notre Dame de Bon Secours
Notre Dame de Bon Secours
Notre Dame de Bon Secours
Notre Dame de Bon Secours
Notre Dame de Bon Secours
Notre Dame de Bon Secours
Notre Dame de Bon Secours
Notre Dame de Bon Secours
Notre Dame de Bon Secours
Notre Dame de Bon Secours
Notre Dame de Bon Secours
Notre Dame de Bon Secours
Notre Dame de Bon Secours
Notre Dame de Bon Secours
Notre Dame de Bon Secours
Notre Dame de Bon Secours
Notre Dame de Bon Secours
Notre Dame de Bon Secours
Notre Dame de Bon Secours
Notre Dame de Bon Secours
Notre Dame de Bon Secours
Notre Dame de Bon Secours

ARTE CALLEJERO EN MONTREAL

Diapositiva07
Está, o “me” está muy claro, que tengo una decidida inclinación por el llamado “ARTE CALLEJERO”. No desaprovecho cualquier oportunidad que se me presenta, –a través de mis “oreos” en la red, con el uso de programs como “Feedly”–, para hacer un breve estudio de lo que se “anda” por ahí afuera, al menos en consonancia con el ejemplo de la propia VALENCIA, en esta materia, a lo que presto una excepcional importancia, –salvada la distancia con los “mausoleos museísticos”–, que guardan clasicismo y academicismo, como le es propio. Aunque con breves incursiones en materias mas humanísticas. Vele ahí, lo que se “cuece” por ciudades modernas del “nuevo continente”, como en el MONTREAL canadiense. Es, en su mayor parte, este sencillo estudio, obra de POWELL, de “91 days”. Con su (deplorable) traducción de comentarios, mediante “Google”.

Boulevard  “El Principal” (MONTREAL. Canadá)

why-montreal

Publicado: 04 May el año 2016 09:30 AM PDT

Corte recto en la isla de Montreal, el Boulevard Saint Laurent se considera que es la línea divisoria entre la mitad de habla francesa de la ciudad en el este, y el Inglés hacia el oeste. Conocido coloquialmente como “el principal”, el bulevar sí siempre ha sido un área de construcción de la inmigración.
Boulevard Saint Laurent
La longitud total del principal es más de diez kilómetros, que recorre toda la distancia tomaría más de un día, así que estaban contentos de ver alrededor de la mitad de la misma, a partir de Rosemont y en dirección sur.
Los barrios de la zona oeste de Saint Laurent han sido históricamente Inglés, mientras que los del este han sido francófono. Teniendo en cuenta la lucha histórica entre dos facciones de la ciudad, Saint Laurent ha adquirido un significado simbólico significativo como la “línea”, que los divide. Y en medio de todo este drama han sido los inmigrantes, las ondas de los cuales se han asentado a lo largo del principal … judía, chino, portugués, griego, y más.
No sólo sirve Saint Laurent como una metáfora útil para la naturaleza bipolar de Montreal, que es también la línea divisoria literal entre el este y el oeste. A partir de aquí, el número de edificio comienzan en cero, y el nombre de las calles se anexan con “Medio” o “Oeste”. En Montreal, no es suficiente decir “2100 Rue Ste-Catherine,” porque 2100 Rue Ste-Catherine Oest está en el lado opuesto de la ciudad desde 2100 Rue Ste-Catherine Est.
Boulevard Saint Laurent
Durante nuestro paseo por el Boulevard Saint Laurent, nos dimos cuenta de la omnipresencia de la escena del arte de la calle de Montreal. Casi no pudimos encontrar una pared que no había sido embellecido con un poco de pintura a gran escala. En la Galería Espace Go, un pasaje entero se ha convertido en un solo trabajo en blanco y negro. La mayoría de las pinturas eran de alta calidad, y parece que se encargaron.
Desde el graffiti a las formas más tradicionales del arte, el compromiso de Montreal a la cultura es evidente en St. Laurent. Pasamos un montón de galerías, e incluso las tiendas regulares de alguna manera parecía más artístico de lo normal. Ya sea que usted está vendiendo muebles, ropa o libros, supongo que se necesita una cierta sensibilidad artística para encajar en este barrio. Incluso la Boucherie Lawrence fue la carnicería más de moda que hemos visto nunca. No me sentiría a distancia lo suficientemente fría como para comprar la carne allí.
Boulevard Saint Laurent
Pero aún más que las oportunidades de compras divertidas, apreciamos la variedad de alimentos disponibles en Saint Laurent, que refleja la diversidad histórica de la avenida. tiendas de bagels y tiendas de delicatessen, restaurantes finos de Portugal y España, pubs irlandeses, parrillas Caribe, Oriente Medio, América Latina, griegos y más. Y estoy bastante seguro de que todos ellos estaban cumpliendo algún tipo de giro en poutine.
Por el tiempo que había pasado a través de Chinatown y alcanzó el puerto viejo, que habíamos estado caminando durante horas, y se sentía como que habíamos visto la sección transversal perfecta de Montreal. Y nosotros mismos habíamos restringido a una sola calle! Pero, por supuesto, el Boulevard Saint Laurent no es sólo una calle como cualquier otro … no hay muchos con tanto carácter y la historia como ésta.
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent
Boulevard Saint Laurent

ARTE CALLEJEO EN VALENCIA

television

Diapositiva15

¡¡Visto y/o “copy_paste”, del natural o de los registros de “91 days”, publicados por POWELL, en “Feedly”..!!

Se dice, y no lo comparto, que es arte propio de las ruinas urbanas; aunque, es cierto, que los “artistas de la calle” no lo tienen fácil para encontrar “murales” donde exponer su arte. ¿Deberían las “autoridades”, los constructores, ofertar algunos espacios utilizables..? Podría combinarse con acierto el edificio urbano y el arte callejero. Me parece.

Es, ¿cómo diría..?, un arte vivo, al alcance de todos los paseantes curiosos, como hay en otras muchas grandes ciudades europeas. Digo, y lo sostengo, que esta artesanía, sin ser académica, mantiene a la vista de todos unas fórmulas muy interesantes, imposibles de ceñir a los estrechos recintos de los “museos” tradicionales, que se quedan para la historicidad y el academicismo.

Los comentarios, en una mediocre traducción de “google”, son dela autoría de POWELL, en su inglés americano.

El arte de la calle de Valencia (España)

Incluso si usted es el tipo de persona que se niega a visitar un museo, es imposible evitar por completo el arte en Valencia. Durante años, los artistas subterráneos han estado transformando la ciudad en una galería al aire libre, el revestimiento de paredes, cercas y edificios enteros con las obras de la belleza y el ingenio.
Valencia arte de la calle
El nexo de arte de la calle de Valencia es, indiscutiblemente, El Carmen . Esta fue una vez un barrio destartalado lleno de edificios abandonados, paredes vacías, y los residentes apáticos; todo lo cual lo hacía un escenario perfecto para los artistas de la calle hasta-and-coming de la ciudad. Hoy en día, las condiciones de vida en El Carmen han mejorado, pero el barrio se ha mantenido obstinadamente en su estética punk, y artistas de la calle se anima en gran parte a continuar haciendo de la zona un lugar más colorido.
Valencia arte de la calle
artista más renombrado de Valencia es, probablemente, Escif. Sus obras a menudo cubren paredes enteras, y siempre vienen unido con algún tipo de significado más profundo, si se puede descifrar lo que está tratando de decir. Escif ha realizado un trabajo en otras ciudades de todo el mundo, desde Baltimore a París a la India, pero el Valencia ha sido siempre su tela favorita.
Valencia arte de la calle
También inevitables en Valencia son las pinturas-kawaii inspirado de Julieta, que es una parte de la tripulación XLF de toda la ciudad. Su estilo es reconocible al instante, con escenas imaginativas que casi siempre disponen de una niña con los ojos cerrados. Los árboles podrían estar brotando de su pelo, ella podría estar rodeado de animales, o en un bosque … la única garantía es que va a ser lindo.
Hay una gran cantidad de otros artistas , también. Y el arte callejero de Valencia se extiende mucho más allá de El Carmen … también encontrará un excelente trabajo en La Xerea , El Pilar, Ruzafa y el Cabanyal.Con perdón de la IVAM , mejor galería de Valencia podría ser sus calles, en las exposiciones están cambiando constantemente, y las nuevas piezas de arte se pueden encontrar casi todos los días.
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle
Valencia arte de la calle